"La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión. Que la música sea el alimento del amor."
"Music is synonym of freedom, of playing what you want and how you want, as long as it's good and made with passion. Let music be love's food."
Kurt Cobain (1967-1994)

sábado, 14 de enero de 2017

My Own Private 2016 Top#60, part six - Smells Like Years Of Old (Andrea Franz - We've Met)

CCXV
'I think I met him before, 
But no no no I don't know his name 
But there is something about his voice, 
And I know that look on his face'


WE'VE MET
Andrea Franz
We've Met
Panoram
2016

En mi acelerada carrera contrarreloj para acabar las diez entradas prometidas antes de que finalice enero hoy echamos la vista atrás, pero no al año ya pasado, sino a todas esas épocas que estas seis canciones nos evocan. Todas ellas tienen aroma a otras músicas que hoy no están en el candelero. Esta entrada es deliberadamente revival, vintage, si así os gusta más, y es que a pesar de ser temas de hace un año escaso, todos tienen olores y sabores conocidos, y no por ello dejan de ser originales.

Vamos allá con la canción destacada. Curiosamente apareció en el año 2015 como una primera versión de un tema nostálgico y con aromas del pop de los 60 a cargo de una joven californiana afincada en México que ha apostado fuerte para tener una carrera comercial. Por eso se metió en el estudio a regrabar esta pieza y venderla ya en 2016 con este caramelo de vídeo como envoltorio definitivo. Conclusión, una belleza.


Otros candidatos a encabezar esta primera entrada han sido:

Lake Ruth - The Inconsolable Jean Claude

Este tema de Lake Ruth es 100% retro. Muchos lo llaman chamber pop, pero a mí ya ciertas etiquetas me lían y me cansan. Suena a ratos como Serge Gainsbourg, otras como Stereolab o The Clientele y la voz de Allison Brice no hace más que añadir feeling sesentero a un producto que debería estar sonando continuamente en medio mundo. ¿Es que alguien puede abstraerse a ese bajo?


Rubia - Like Before

De Rubia ya está casi todo dicho. Al menos por mí, ya que este verano fueron protagonistas de una entrada (Rubia - Like Before) con este mismo tema, pero valga este espacio para reiterar mi absoluta pleitesía a este dúo de Bilbao que seguro hace las delicias de los amantes del soul más luminoso.



Weeping Willows - My Love Is Not Blind

También le dediqué a Weeping Willows una entrada este año (Weeping Willows - I Wonder Where You Are), pero aquella vez fue por unos acontecimientos dolorosos que han formado parte de este periodo lleno de emociones que ha sido el 2016. De hecho, con este tema ya van tres (Weeping Willows - If You Know What Love Is) de esta banda sueca que aparecen en el blog. Probablemente es el grupo más reseñado aquí, y os preguntaréis por qué. Si escucháis cualquiera de sus temas os podréis dar cuenta de que son excelentes instrumentistas, que las composiciones son perfectas y que el cantante Magnus Carlson es lo más parecido a un crooner del siglo XXI en el sentido tradicional. Ocurre que Magnus a veces es un Morrissey y otras un Elvis en modo balada. Pero sea como sea siempre da la talla. No me cansaré de recomendar esta banda y de lamentar el poco éxito que tiene por nuestras tierras. Para mí es música de cabecera.



Thegiornalisti - Fine dell'estate

¿Puede ser que yo, en cuanto oigo cantar en italiano, me teletransporte automáticamente a los años 70? No soy consumidor frecuente de música italiana, pero de vez en cuando se te pone por delante un temita de estos y se te aparece en el cerebro la cara de Umberto Tozzi o Richard Cocciante. Por si fuera poco, el cantante juega con ese italianísimo recurso de romper la voz a mitad de estribillo. Todo de libro. El tema, fresco y alegre, con un toque de nostalgia...... tan típico.



The Shimmer Band - Freedom

Con The Shimmer Band no nos vamos tan lejos. Nos quedamos en los 90. La primera vez que escuché este tema me recordó a The Happy Mondays. Quizá no es nada original, pero a mí me gusta porque me imagino a mí mismo escuchándolo en un macrofestival de verano cualquiera con una cerveza en la mano y agitando la otra en alto mientras bailo con los ojos semiabiertos como en trance después de cinco horas seguidas de plantón, atiborrado de sensaciones y a punto de decir hasta aquí hemos llegado. El problema es que nunca lo dices.

Bueno, aquí sí, la entrada sí que tiene un final, pero os esperan las siguientes entregas más pronto que tarde. Hasta entonces.



Próximamente: My Own Private Top #60, Part Seven - Off The Beaten Track